Con el primer gobierno de la democracia se acomete un intento de reestructuración del sector mediante los Acuerdos de Mayo de 1981 que pretendían aumentar la productividad reduciendo las cargas financieras, reduciendo los costes laborales, mejorando la calidad de los productos, diversificando la producción e intercambiando productos entre las diferentes empresas nacionales ( ‘Altos Hornos del Mediterráneo’, ‘Altos Hornos de Vizcaya’ y ‘Ensidesa’). Los acuerdos se traducen en una serie de inversiones básicas (dos nuevas acerías para sustituir algunas obsoletas, instalación de coladas continuas hasta lograr que el 70% del acero fabricado lo sea por este sistema, un nuevo tren de bandas en caliente que permita alimentar el tren en frío de Sagunto) que deberían iniciarse en el bienio 1981-1982, y una serie de inversiones complementarias que deberían estar concluidas en 1983.

Compartir
X